Muchas son las indicaciones para llevar a cabo la extracción de cordales, entre las que se destacan la falta de espacio en la mandíbula para una correcta erupción, la orientación anómala de las cordales, que puede producir daños en las piezas vecinas o apiñamientos dentarios, o también problemas de inflamación en la encía debido a una erupción incompleta de las cordales, que puede provocar una infección crónica en la encía.